buscar por:

artista:

año:
 
 
Cantagoro
2000
Tipo de obra: Instalación
Autor: Pedro Garhel


CANTAGORO es un proyecto que nace del entusiasmo de los responsables de la residencia Canina Tagoro de Tacoronte, Doña Magdalena Negrín de Ponte y Don Manuel García Oramas, de realizar una exposición inusual, como ofrenda a los clientes de toda la vida y a sus perros de compañía, al igual que propiciar en Tenerife un proyecto, que diera una visión de parte de mi trabajo. Este trabajo es un fiel reflejo de ello, unir energías para conformar y llevarlo acabo. Elegir la época más idónea para estar con los animales, el paso del 99 al 00, la transición hacia el siglo XXI y fotografiar por azar a los perros que coincidieran en esos momentos en las dependencias del lugar. Elaborar en soporte digital la propuesta y crear múltiples piezas, que convivan con los espacios y con las inclemencias del exterior.
El objetivo de Cantagoro es captar aquello que hace único a cada perro y fiel a las características peculiares de cada raza. Unir el valor documental con el hecho artístico. Sentir al perro como algo inequívocamente próximo. El perro es cultura, pero no entendida como conjunto de conocimientos, sino en la acepción latina de “cultus”, cultivo. El perro cultiva en nosotros las más tiernas virtudes: fidelidad, amor, abnegación y despierta en nuestro intelecto el deseo de perfección. En la lucha por la vida, el hombre y el perro han unido sus esfuerzos como ramas de un mismo tronco desde hace siglos inmemoriales. El magnetismo existente entre ambos forma parte de un territorio en el que los instintos más primarios, han producido siempre cordialidad y cooperación, aunque aparentemente sean dos especies antagónicas. A través de la relación con el perro, el hombre muestra lo mejor de sí mismo: generosidad, tolerancia y cariño.
CANTAGORO hace referencia a los perros del lugar, los perros de Tagoro. Se mueve entre lo poético y la vida pura y llana, el presente y el factor tiempo. Mirar al perro o la mirada del perro. La in-formación de los medios de comunicación o la no formación. La toma de consciencia, atención y no abandono de los animales por el ser humano, conforman un nuevo espacio de pensamiento o reunión de cultura canaria, “el Tagoror” donde confluyan personas, animales, actitudes e intenciones y sobre todo el gran espíritu hacedor.
Pedro Garhel

La Ciencia es la obra del hombre. Cuando el hombre comienza a hacer ciencia, se hace dueño virtual del fenómeno que comprende y analiza. Nace la posibilidad de modificar la naturaleza. De crear una raza. La sensibilidad colectiva ha experimentado un cambio profundo en la forma de ver y sentir a su legendario amigo. Esa sensibilidad nueva, es anticipada y alertada por el arte a pesar de que los medios de comunicación, en su afán sensacionalista, busque el entramado del desprestigio. El cinéfilo crea una nueva raza de perros, yo creo una nueva visión de la raza y auno el territorio del arte al del servicio y cuidado del perro. Ambos construimos nuestra obra simbiótica con las herramientas que la ciencia y la tecnología nos ofrece: la gen ética y el arte. No moldeamos materia inerte sino la misma vida. Pasamos de lo real a lo virtual y de lo virtual a lo real. En definitiva, no hay mayor virtualidad que la propia realidad. Todo arte es la superación de lo real hacia el ideal, la perfección absoluta en el ser. Es la huella que marca el espíritu del hombre. Es un acto de creación puro. Mejorar la naturaleza es la finalidad última del arte. Aunar trabajo e imaginación domeñando la realidad hasta crear el ideal que se desea. Los motores de este proyecto son decisión y claridad. Como dice Blake en un poema "si el sol y la luna se pusiesen a dudar se apagarían de inmediato".
Pedro Garhel


Eventos relacionados:
2000. Cantagoro. Residencia Canina Tagoro, Tacoronte, S/C de Tenerife, ES
2001. Cantagoro. Em[p]aquetado del Arte, San Juan de la Rambla. S/C de Tenerife, ES
2001. Fotonoviembre. Museo de Historia de Tenerife, San Cristobal de La Laguna, ES


Bibliografía relacionada:
- Cantagoro