buscar por:

artista:

año:
 
 
Parays.o.s.
2004
Tipo de obra: Instalación
Autor: Pedro Garhel


El proyecto expositivo Parays.o.s. está concebido como “work in progress - trabajo en proceso” que toma como referencia los malos tratos que reciben los árboles en las zonas ajardinadas del municipio del Puerto de la Cruz. La desertización, los excesos, la convivencia entre especies distintas, la saturacion y el geocidio imperante, son la causa de la pérdida continua de ejemplares, la desaparición y/o tala de árboles.
El tocón es la parte del árbol que, después del corte definitivo, permanece en el terreno con todas sus raíces, una vez que se ha separado el tronco, y sus ramas. Esta propuesta propone una mirada u observación a los matices del interior de los árboles, fuerza y consistencia de sus formas. Partir de la ausencia o inexistencia del árbol y pasar a que se transforme en otra cosa, acción que restituya los principios esenciales de la naturaleza. Observar la realidad, mostrar y dar a conocer lo que existió.
ARBOL - PAPEL - ARBOL
Esta muestra ofrece un territorio para la practica, a través del esfuerzo por evocar y sostener encantamiento. Un lugar en el que los misterios con los que se trata cada día se exponen como educación y reflexión. Hacer del espacio expositivo un taller de artista, o sea, el taller de las musas. Volver a los orígenes de los talleres y los museos, como escenarios de trabajo y reunión, debates, simposios, conferencias y meditación, en donde el artista se expone (se arriesga) ante la mirada y participación pública al tiempo que se trabaja, se reflexiona, se come y bebe, en definitiva se vive.
Estar y visitar el espacio de arte para encontrar y reconocerse en el deambular del discurso. Ponerse en contacto con el misterio, el encantamiento, en donde términos como musa, música y museo aluden al misterio. La recuperación del alma y el encantamiento de la vida cotidiana a través de las artes. Crear con nuestro existir, voces o instrumentos, expresión o representación de lo esencial de la naturaleza y del ser humano. La música como una metáfora de la naturaleza humana con la que crear cámaras de resonancia que aumente la sonoridad y la intensidad de las acciones cotidianas.
Un poder mágico que sea infundido por el artista y disfrutado por el observador, evocar y transmitir un espítitu particular. Sumergirse en uno mismo y ver lo profundo que es el lugar de donde surge la vida. Descubrir lo profunda que es la fuente de nuestra vida cotidiana. La vida es una colección de episodios que esperan ser narrados a modo de historias.
El espacio de la sala de exposiciones del IEHC como un recinto sagrado o recipiente donde trasladar o transferir el espíritu al lugar. Crear y dar una expresión concreta a nuestras imágenes y sentimientos, sean buenos o malos, romper la barrera entre lo interior y lo exterior. Un recipiente, un centro de atención, un marco especial, una ubicación extraordinaria y la invitación a un ritual son capaces de transformar una obra. Un contenedor donde guardar un millar de espíritus que nos ofrecerán una vida llena de valores y significados a modo de regalo.

Pedro Garhel.


Eventos relacionados:
2004. Parays.o.s.. Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias, Puerto de la Cruz. Santa Cruz de Tenerife, ES